La Habana

Cuyo nombre completo es Villa de San Cristóbal de La Habana, es la capital del país y de la provincia Ciudad de La Habana, casi desde que se creó se convirtió en el principal centro comercial, económico y de comunicaciones debido a su favorecida ubicación. Fundada en su actual situación en 1519 por el conquistador español Diego Velásquez de Cuellar, tiene una población de más de dos millones de habitantes y su centro histórico (La Habana Vieja) ha sido declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.

Hoy día la ciudad es la principal plaza para el turismo en la isla, la existencia de playas de magnifica calidad, una riqueza cultural increíble en la que destaca el centro colonial de La Habana Vieja y su mezcla de estilos arquitectónicos. En la Plaza de Armas, que fue en la época colonial el centro de la vida oficial y pública de la ciudad, se alza un monumento llamado “El Templete”. En su columna conmemorativa hay una inscripción en latín, casi borrada, que da fe de que en ese lugar hubo una ceiba y que bajo su sombrase celebró la primera misa y el Cabildo recibió la guarda y custodia de los Fueros y Privilegios de la Villa de La Habana según costumbre y usanza de las Leyes de Castilla.

El día 20 de diciembre del año 1592, Felipe II confiere a La Habana el título de ciudad, veintinueve años después de que el gobernador de Cuba, trasladara a ella su residencia oficial desde Santiago, sede hasta entonces del gobierno de la isla. La importancia estratégica de La Habana y las riquezas que a ella llegan y de ella parten, la convierten en codiciado objetivo de piratas y galeones con patente de corso de las potencias enemigas de la Corona española. La Habana se fortifica durante el siglo XVII por mandato de los reyes que la suscriben como “Llave del Nuevo Mundo y antemural de las Indias Occidentales”. Al mismo tiempo, la ciudad se edifica con los materiales más abundantes de la isla: las maderas, que proporcionan a la arquitectura de la época un encanto popular, en combinación con los estilos llegados de la metrópoli y, muy profusamente, de Canarias.

Durante el siglo XVII la ciudad se engrandece con construcciones civiles y religiosas. Se erige el convento de San Agustín, se concluye el castillo del Morro y se construyen la ermita del Humilladero, la fuente de la Dorotea de la Luna en La Chorrera, la iglesia del Santo Ángel, el hospital de San Lázaro, el monasterio de Santa Teresa, el convento de San Felipe Neri y muchos otros. El siglo XIX se abre con la llegada a la Habana de Alexander von Humboldt, quien queda impresionado por la vitalidad del puerto habanera. En el año 1837 se inaugura el primer tramo de ferrocarril, de 51 kms., entre La Habana y El Bejucal, que se usa para el transporte de azúcar desde el valle de Guines al puerto de la ciudad. Con ello Cuba se convierte en el quinto país del mundo en tener ferrocarril y el primero de los de habla española.

A finales del siglo XIX, La Habana vive los últimos momentos de la colonización española en América. El cambio de siglo transcurre en La Habana, y por tanto en Cuba, bajo la ocupación y el gobierno de los Estados Unidos. Bajo la influencia estadounidense la ciudad creció y se enriqueció con numerosos edificios en los años 30, cuando se construyen suntuosos hoteles, casinos y espléndidos clubes nocturnos. Desde el triunfo de la Revolución en 1959 se hicieron grandes transformaciones pero, por lo que respecta a La Habana, se puede seguir describiendo de acuerdo a las mismas grandes áreas de 1958 aunque añadiendo alguna más.

Copyright 2018 viajes-cuba.com